El pentagrama en la partitura: líneas y espacios adicionales

Desde el ordenador de Mario

El pentagrama es el signo de la grafía musical que podemos encontrar en la partitura. Su función es la servir como soporte para los demás signos musicales. Por ejemplo, las notas se escriben sobre el pentagrama para representar su tono.

El pentagrama tiene cinco líneas paralelas que forman entre ellas cuatro espacios. Las líneas y los espacios se nombran de abajo hacia arriba.

Cinco líneas paraleras formando cuatro espacios se llama pentagrama.

El pentagrama con líneas y espacios.

Así, tenemos la primera línea, que es la de más abajo. La segunda línea está justo encima. Luego tenemos la tercera línea, que es la de en medio. La cuarta línea, es la que está debajo de la de más arriba. La quinta línea es la que se sitúa más arriba.

En cuanto a los espacios, se nombran de manera similar. Tenemos el primer espacio, que está entre la primera y la segunda línea. El segundo espacio se encuentra entre la segunda y la tercera línea. Después tenemos el tercer espacio, que se sitúa entre la tercera y cuarta línea. El cuarto espacio se forma entre la cuarta y quinta línea.

Líneas y espacios adicionales

Un pentagrama con notas musicales con espacios y líneas adicionales.

Las líneas y espacios adicionales en la partitura.

Las líneas y espacios adicionales sirven para albergar notas musicales que se excedan de las cínco líneas del pentagrama. Hay que tener cuidado de no poner muchas líneas adicionales; ya que resultaría difícil para el intérprete leer la nota musical.

Por último decirte que una nota ascendiendo por el pentagrama, va haciéndose más aguda. Al contrario: una nota que desciende por el pentagrama, va haciéndose más grave.