La ligadura de valor: alargando el valor de las figuras musicales

Desde el ordenador de Mario

En grafía musical, la ligadura de valor (también se llama de prolongación) es una línea en forma de arco, y paralela al pentagrama de la partitura, que nos permite unir dos, o más, notas musicales.

Una partitura donde se unen figuras musicales con la figura de valor.

La ligadura de valor uniendo notas musicales.

Se le llama ligadura de valor o prolongación porque lo que hace es unir la duración del sonidos de las figuras de valor (notas musicales) a las que afecta. Por ejemplo, si uniera dos notas negras, tendríamos que interpretar una figura de blanca, porque dos negras equivalen a eso.

También, como se ve en la imagen que te he facilitado arriba, podemos unir figuras musicales de diferente duración; como pueden ser negras con corcheas, o blancas y redondas. Tal y como podemos apreciar en los tres compases de la figura.

Las notas que son afectadas son todas las que estén debajo de la ligadura, además de las dos que se encuentren en los extremos de la misma.

En la siguiente imagen podemos ver que las figuras de valor pueden abarcar distintos compases.

Varios compases donde se va renovando la ligadura de valor sobre las notas musicales.

La ligadura de valor renovándose a varios compases.

Vemos en la imagen como la ligadura de valor se va renovando indefinidamente a lo largo de los compases de la partitura que muestro en la misma. Podemos hacer, de esta manera, que el valor de una nota aumente por 3, por 5, por 6… por la cantidad de tiempo que queramos.

La renovamos de esta manera, para no tener que escribir una ligadura extremadamente larga; lo cual sería muy difícil de leer en la partitura musical; además que para hacerlo es un poco engorroso. Por último, simplemente, y como es obvio, se prolonga por distintos compases porque es consecuencia de ir agregando notas musicales a la misma.